Ir a la Portada mas chilein.com  portal 

 

111

Bancos
Todas las alternativas en créditos y financiamiento obtenlas desde aquí..

REPORTAJES

Pollos para las alergias  
En algunas personas el sistema inmune provoca una respuesta que produce ataques alérgicos
... ver mas

Adiós  al  
Alzheimer
 
Médicos y científicos
después de largas
investigaciones lograron
encontrar...ver mas

Vacuna contra el tabaco
Un
poco de voluntad
no basta para dejar de fumar. como si se tratara
... ver mas

Microsoft pretende eliminar los números telefónicos y dar paso
a la nueva tecnología.

Adiós a la bencina
el primer vehiculo que funciona con aire llega a Chile

Hubble este satélite nos muestra increíbles fotografías de galaxias desconocidas

 

 

 

Los pingüinos en peligro de extinción

La humanidad estuvo a punto de extinguirse hace 70.000 años, diezmada por condiciones climáticas extremas, según la investigación de un equipo de paleontólogos divulgada ayer en Estados Unidos.

"Quién habría pensado que hace sólo 70.000 años, un clima extremo redujo nuestra población a un número tan ínfimo que estuvimos al borde de la extinción", señaló Meave Leakey, profesor de paleontología de la Universidad Stony Brook de Nueva York, que participó en el proyecto.

Estudios precedentes habían mostrado que la población humana, que actualmente es de 6.600 millones, no totalizaba probablemente más de 2.000 individuos hace 70.000 años.

El este de África parece haber sufrido una serie de sequías severas hace entre 135.000 y 90.000 años y los fenómenos climáticos contribuyeron a cambios en la población humana, que se dividió en pequeños grupos aislados que se desarrollaron independientemente, explicaron Doron Behar y Saharon Rosset.

Behar pertenece al centro médico Rambam en Haifa, Israel, y Rosset al centro de investigación del grupo IBM en Yorktown Heights (Nueva York), y son los principales autores del trabajo.

No fue sino hasta hace 40.000 años que todos los grupos humanos se volvieron parte integral de una sola población panafricana, reunidos luego de haber estado separados por 100.000 años.

"Este estudio ilustra el extraordinario poder de la genética para revelar ciertos eventos clave de la historia de la especie humana", señaló Spencer Wells, de National Geographic Society.

"Se trata ciertamente de la epopeya humana escrita en nuestro ADN, que nos muestra pequeños grupos formados por los primeros humanos, separados por condiciones climáticas muy severas, antes de reagruparse tras haber casi desaparecido de la faz de la Tierra para poblar al mundo", dijo.

Después de este periodo sombrío, la raza humana experimentó una fuerte expansión que la condujo a ocupar numerosas regiones del continente africano y emigrar fuera de África para poblar otros continentes, hace alrededor de 60.000 años.

Pero la historia de los humanos entre el primer ancestro común, de hace unos 200.000 años, y este período, era poco conocida.

El estudio publicado en el American Journal of Human Genetics analizó el ADN de poblaciones del sur y este de África que parecen haberse separado de otras tribus en el periodo entre hace 90.000 a 150.000 años.

El cambio climático, la contaminación y otros factores están haciendo imposible la subsistencia de los pingüinos. "Ahora estamos viendo los efectos (del calentamiento y contaminación causados por los seres humanos) en los lugares más lejanos del mundo", dijo la bióloga conservacionista P. Dee Boersma, autora del informe publicado en la edición de julio de la revista Bioscience. "Considerábamos que muchos pingüinos estaban seguros por estar lejos de la gente. Pero eso no es verdad"

A esto se suma, ahora, la amenaza del cambio climático, que está reduciendo los hielos y, por lo tanto, la abundancia de las criaturas marinas que comen los pájaros. Según Boersma, los pingüinos magallánicos deben alejarse 64 kilómetros más de sus nidos que hace diez años para conseguir suficiente comida. Esto se debe en parte a la pesca, pero también al cambio climático. Mientras los glaciares y los hielos retroceden, escribe, "aun pequeñas variaciones tienen grandes consecuencias para estos animales".

Durante los últimos 25 años, Boersma ha seguido la pista de la colonia de apareamiento de pingüinos magallánicos más grande del mundo ubicada en Punta Tombo, en la costa atlántica de Argentina.

La investigadora señaló que desde 1987 ha observado una disminución de un 22 por ciento en la población de estos pingüinos en el área.