Ir a la Portada mas chilein.com  portal 

 

111

Híbridos
La tecnología avanza a pasos agigantados creando vehículos BMW

 

Finanzas en Chile

 

 

SANTIAGO (Reuters) - Una mayor contracción del crédito externo se asoma como la principal amenaza para la estabilidad financiera chilena, aunque su economía y sólido sistema bancario ayudarían a capear un eventual entorno global más restrictivo, reveló el martes un informe del Banco Central.

Según el más reciente Informe de Estabilidad Financiera (IEF) del Banco Central, una brusca desaceleración de la economía mundial podría complicar a las empresas exportadoras chilenas, ya que al disminuir sus envíos, se reducen las capacidades para generar flujos orientados al pago de compromisos financieros.

No obstante, el jefe del Banco Central chileno, José De Gregorio, dijo durante una exposición del informe que "estamos preparados" frente a un complejo panorama global.

"Sin duda que un relevante deterioro externo tendría un impacto negativo sobre la economía chilena. Sin embargo, el análisis contenido en este informe sugiere que nuestro sistema financiero está preparado para enfrentar estos deterioros sin convertirse en una fuente de riesgo," dijo De Gregorio.

Chile, una de las pocas naciones de América Latina con grado de inversión, ha logrado mantener un saludable crecimiento, en parte, por el dinamismo de sus exportaciones que alcanzaron un récord de 67.644 millones de dólares el año pasado.

Pero un deterioro de las condiciones externas podría complicar el panorama de las exportaciones estrellas de Chile, lideradas por el cobre, celulosa, salmones y vinos.

"Diversos antecedentes indican que la economía de Estados Unidos ya estaría en recesión, o que se encamina decididamente a una, lo que tendría un efecto negativo en Europa y las economías emergentes," dijo el informe del Banco Central.

Junto con ello, una escalada mundial de la inflación podría implicar abruptas alzas de las tasas en los principales países, lo que afectaría el costo del financiamiento externo para Chile.

"La materialización de las amenazas señaladas podría implicar un estrechamiento de la disponibilidad y de las condiciones de acceso -incluyendo el costo- del financiamiento externo (para Chile)," dijo el informe del Banco Central.

La deuda externa bruta de Chile ascendió a 58.166 millones de dólares al primer trimestre, poco más de 2.300 millones que al cierre del último trimestre del año pasado.

Las obligaciones de las empresas en el exterior representan un 73,4 por ciento de la deuda externa total de Chile.

CON ESPALDAS FINANCIERAS

Pese a este complejo escenario, el Banco Central y el Gobierno cuentan con las herramientas para aminorar "en gran parte los potenciales daños que podrían traer estos sucesos."

En ese marco, el instituto emisor inició hace unos meses un proceso de fortalecimiento de liquidez internacional, mediante la compra en el mercado cambiario de reservas por un total de 8.000 millones de dólares hasta fin de año.

"La decisión de aumentar las reservas internacionales busca precisamente asegurar aún más la economía ante este escenario de mayor riesgo internacional," dijo el informe.

El Gobierno chileno también ha fortalecido sus arcas, apoyado en los altos precios del cobre, principal producto de exportación del país. En el primer trimestre, registró un superávit fiscal récord de 3,0 por ciento, al tiempo que avanzó en robustecer fondos millonarios.

En caso de un empeoramiento del entorno global, la deuda externa de corto plazo de las firmas chilenas susceptible de refinanciamiento llega a 3.557 millones de dólares, un 8,6 por ciento del total adeudado por las empresas en el exterior.

El Banco Central destacó que las empresas chilenas mantienen una situación financiera saludable al primer trimestre del 2008, pero exhiben menos holgura para enfrentar shocks, ya que han debido ajustarse ante los mayores precios de la energía.

Una reciente encuesta del instituto emisor reveló que la banca anticipa condiciones crediticias más restrictivas.

"El nuevo entorno financiero externo hace necesario que los estándares de otorgamiento de crédito sigan siendo cuidadosamente evaluados," dijo el Banco Central.

Aunque la deuda de los hogares muestra caídas en su tasa de crecimiento, especialmente las de consumo, el organismo reparó en que los préstamos se han expandido a segmentos menos conocidos, con niveles de incertidumbre y riesgo mayores.

Con todo, De Gregorio dijo que la deuda no está en un nivel "preocupante, ni tampoco que hay un exceso de gasto."

"Las cifras que nosotros vemos internacionalmente muestran que en Chile hay niveles de deuda razonable para nuestros niveles de desarrollo," dijo el jefe del Banco Central.

 

 

 

 

   
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   
   
       
       

vivevalpo.com